martes, 17 de mayo de 2011

La crisis no respeta na de na...


Ni el oficio más viejo del mundo, en su versión celtibérica del "club whiskería", se libra de la pertinaz crisis que nos persigue a todos. En medio del Guinardó, el anteriormente prestigioso Kioto ha tenido que bajar la persiana, para dolor de sus convecinos. Como todo el mundo sabe, no hay sitio más seguro que vivir al lado de un local de este tipo, porque ya se encarga la propiedad de garantizarse que no haya follón o robos en la puerta. O eso se decía antaño, cuando la Benemérita tomaba sus soles y sombras, y lo que hiciera falta, en las barras de estos templos de la concordia, mientras las chicas miraban con picardía sus tricornios.

1 comentario:

  1. Un Plan Renove es lo que hace falta en este sector, y con urgencia..

    ResponderEliminar